Internacionales_portada_slider

ISIS intensifica el uso de agentes químicos en el campo de batalla, según informe

ISIS recientemente utilizó dispositivos llenos de agentes químicos en contra de las fuerzas kurdas y de civiles tanto en Iraq como en Siria, según una investigación conjunta liderada por dos organizaciones independientes.

Los descubrimientos se suman a informes previos en relación a que ISIS (el Estado Islámico en Iraq y Siria, por sus siglas en inglés) ha comenzado a adaptar tanto las bombas de los terroristas suicidas como a los artefactos explosivos improvisados (IED, por sus siglas en inglés) para incluir cloro y otros productos químicos, y podría buscar explotar el uso de productos químicos al mismo tiempo que desarrolla nuevas armas.

Los dos grupos con sede en el Reino Unido (Conflict Armament Research (CAR) y Sahan Research) enviaron equipos a investigar las acusaciones en relación a que ISIS utilizó municiones químicas en tres ocasiones el mes pasado. Dos de los incidentes ocurrieron en la provincia de Hasakah al norte de Siria, donde ISIS está en batalla con el grupo kurdo YPG. El tercero involucró un mortero que cayó cerca de las posiciones kurdas en la presa de Mosul al norte de Iraq, pero no explotó.

CAR dijo que este era «el primer uso documentado por parte de las fuerzas de ISIS de proyectiles que emiten agentes químicos contra las fuerzas kurdas y blancos civiles».

Encuentran evidencia
James Bevan, director ejecutivo de CAR, dijo que los investigadores del grupo acudieron a la escena del ataque en la presa de Mosul una semana después de que ocurriera. Incluso entonces, el líquido amarillo oscuro que salía del mortero emitía un fuerte olor. «El equipo de investigación también experimentó dolores de cabeza y náusea cuando se encontraban cerca del proyectil/agente», dijo Bevan, síntomas compatibles con la exposición a un agente químico de cloro.

El dispositivo fue enviado para ser analizado por el gobierno regional kurdo. Un alto funcionario del Consejo de Seguridad de la región kurda dijo a CNN el domingo que esperaban confirmar que el dispositivo contenía cloro. El funcionario dijo que había habido varios casos en los que ISIS había utilizado cloro contra unidades peshmerga kurdas, y la táctica del grupo estaba evolucionando.

CAR y Sahan Research también investigaron las municiones que cayeron en el norte de Siria: en Tel Brak y Hasakah. Bevan dijo que las fuerzas de ISIS habían «disparado toda una serie de proyectiles hacia una unidad avanzada kurda de las YPG» el 28 de junio. Habían ocasionado «pérdida de concentración, pérdida de la conciencia en algunos casos y dolor de la cintura para abajo, lo que conducía a una parálisis temporal localizada» y a otros problemas.

Nueve días después, cuando los investigadores examinaron fragmentos de municiones en Tel Brak, ellos estaban cubiertos por un residuo químico que todavía tenía un olor agrio y ocasionaba una fuerte irritación en la garganta y en los ojos. En un hospital de Qamishli, varios de los combatientes afectados dieron positivo para PH3, un compuesto químico de fosfino utilizado como insecticida o compuesto para fumigar.

El mismo día del ataque de Tel Brak, un cohete que contenía un compuesto químico líquido, cuyo residuo era verde oliva oscuro, cayó en una casa en Hasakah. El proyectil había sido disparado desde una población a unos cuatro kilómetros, la cual estaba bajo el control de ISIS en ese momento, dijo Bevan. De nuevo, los equipos de investigación encontraron residuos que «emitían un olor agrio y provocaba irritación fuerte en la garganta y en los ojos».

‘Una prueba de funcionamiento’
Malik Ellahi, vocero de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPCW), le dijo a CNN que la OPCW no había visto la evidencia recopilada por CAR, pero «cualquier uso de químicos tóxicos como armas constituye el uso de armas químicas que está claramente prohibido por la convención de armas químicas».

Equipos de CAR han estado trabajando tanto en Siria como en Iraq durante un año, y han documentado decenas de miles de armas y tipos de municiones utilizados por ISIS.

Bevan dice que ISIS experimenta con diferentes diseños. «Consideramos que esto es una prueba de funcionamiento, ya que utilizan municiones improvisadas y las llenan de los químicos que tienen a disposición».

Un químico agrícola como el fosfino estaría disponible en las regiones agrícolas al norte de Siria.

Cortesía de CNN

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar