Internacionales_portada_slider

Investigan a un polémico obispo anti-gay por abuso sexual

El arzobispo de St. Paul y Minneapolis, en EE.UU, John Nienstedt, célebre por su encendida rétorica en contra de los gays y el matrimonio igualitario, enfrenta denuncias de haber mantenido «múltiples» relaciones con otros hombres, entre ellos seminaristas y curas.

La diócesis de St. Paul y Minneapolis confirmó que lleva adelante desde hace un mes una investigación sobre el obispo por conducta sexual inapropiada.

El arzobispo Nienstedt, quien detalló en un comunicado que fue él mismo quien pidió ser investigado, dijo que las acusaciones son «absolutamente falsas». Y aclaró que las denuncias no involucran a menores.

La declaración de Niensted ocurrre luego de que una publicación católica, Commonweal, informara que el obispo había sido acusado por un cura de haberlo tocado inapropiadamente en el cuello.

«Nunca sostuve una conducta sexual inapropiada y por cierto nunca hice insinuaciones sexuales a nadie», le dijo Niensted al Commonweal. Y explicó que las denuncias se refieren a supuestos hechos ocurridos hace una década, cuando comenzó a trabajar en la diócesis.

Según la historia que publicó Commonweal, basada en una entrevista con la ex abogada de la diócesis, Jennifer Haselberger, existen al menos diez denuncias contra el arzobispo.

«Creo que los investigadores han recibido alrededor de diez declaraciones juradas que alegan falta de propiedad sexual por parte del arzobispo cuando éste era cura en la diócesis de Ditroit, como obipso de New Ulm y como arzobipo de St. Paul y Minneapolis», dijo Haselberger a la publiación y agregó: «También enfrenta acusaciones de haber amenazado a quienes rechazaran sus insinuaciones».

Nienstedt es un ferviente detractor del matriomonio igualitario. En 2012 aportó 650.000 dólares de la Iglesia para apoyar una enmienda legal para prohibir la unión entre personas del mismo sexo en el Estado. La prohibición fracasó, pero el arzobispo no se dio por vencido. Siguió oponiéndose a las uniones igualitarias con una retórica incendiaria.

Denunció que «la sodomía, el aborto, la contracepción, la pornografía, la redefinición del matrimonio y la negación de la verdad obejtiva están amenazando al estabilidad de nuestra civilazción» y que la fuente de esa amenaza es el mismo diablo. Pero la nota que lo convirtió en un cura infame fue cuando le escribió una carta a una madre católica indicándole que tenía que elegir entre rechazar a su hijo homosexual o arder en el infierno eternamente.

(Fuente: Agencias)

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar