Internacionales

Francisco: «la riqueza no compartida genera corrupción»

El Papa afirmó esta mañana que la riqueza no compartida genera corrupción.

Francisco advirtió que «las riquezas deben servir para el bien común y precisó que una abundancia de bienes vivida de modo egoísta es triste, quita esperanza y es el origen de todo tipo de corrupción, grande o pequeña».

El Papa denunció esta actitud, que explica la infelicidad de nuestro mundo, su injusticia y maldad, en la homilía de la misa en la casa de Santa Marta, de la cual la radio Vaticana difundió algunos fragmentos.

«Aferrados a la riqueza, listos para corromper para aumentarla y protegerla. Corruptos, cerrados, que encuentran el paraíso solo en la riqueza, al final pierden ellos mismos y se alejan definitivamente de Dios. Ricos pero estériles, incapaces de administrar el propio dinero para el bien de todos», sostuvo.

Jorge Bergoglio comentó el célebre paso evangélico del joven rico, que encuentra a Jesús, le pide de seguirlo, le asegura vivir desde siempre los mandamientos, pero luego cambia humor y actitud cuando el Maestro le comunica el último paso a cumplir, lo que falta: vender los bienes, darlos a los pobres y a ese punto ponerse a su séquito. «De golpe, la alegría y la esperanza en ese joven rico, se desvanecieron, porque él, a esa -su- riqueza no quiere renunciar».

El aferrarse a las riquezas, explicó Bergoglio, «es el inicio de todo tipo de corrupción, en todas partes: corrupción personal, corrupción en los negocios, también la pequeña corrupción comercial, de los que quitan 50 gramos al peso justo, corrupción política, corrupción en la educación. ¿Por que? Porque los que viven aferrados al propio poder, a las propias riquezas, se creen en el paraíso. Son cerrados, no dejan horizonte, no tienen esperanza. Al final tendrán que dejar todo», concluyó.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar