Internacionales_portada

Esperan una gran concurrencia al Viacrucis que presidirá Francisco

 

Una concurrencia muy superior a la habitual se espera esta noche en el tradicional Vía Crucis de Viernes Santo que el Papa Francisco encabezará en derredor del Coliseo, en el centro de Roma. Lo bien que impresionó el nuevo pontífice, con su estilo simple y austero, no exento de definiciones contundentes, está provocando un incremento de la afluencia de fieles a las celebraciones de Semana Santa como se evidenció el domingo, en la misa de Ramos en la Plaza de San Pedro.
 
Durante el Vía Crucis –una procesión con 14 paradas o "estaciones" que evocan la pasión y muerte de Jesús- se rezará por las víctimas de las guerras y la violencia en todo el mundo, especialmente en Medio Oriente, y por el fin de la persecución a los cristianos en Tierra Santa, según el deseo del anterior pontífice, Benedicto XVI, tras su viaje a Líbano. Las meditaciones fueron redactadas por jóvenes libaneses bajo la supervisión del patriarca maronita, Becharas Boutros Rai.
 
Los jóvenes denunciarán que en el mundo actual muchos son los "pilatos" que tienen en las manos los resortes del poder y los usan "al servicio de los más fuertes" y muchos los que, "débiles y viles ante estas corrientes de poder, ponen su autoridad al servicio de la injusticia y pisotean la dignidad del hombre y su derecho a la vida".
 
 
También advertirán que en la sociedad actual "se pretende expulsar a Dios de la vida del mundo", se por "el laicismo ciego que sofoca los valores de la fe y de la moral en nombre de una presunta defensa del hombre; o por el fundamentalismo violento que toma como pretexto la defensa de los valores religiosos".
 
 
Pedirán, además, que Dios proteja a las familias y que dignifique a los que sufren. "Señor, tú nos enseñas que una persona herida y olvidada no pierde ni su valor ni su dignidad. Ayúdanos a lavar de su rostro las marcas de la pobreza y la injusticia, de modo que tu imagen se revele y resplandezca en ella", implorarán.
 
 
También le pedirán que conforte a las mujeres heridas en su dignidad, "violentadas por las discriminaciones, la injusticia y el sufrimiento y piden a Cristo que sea el bálsamo de sus heridas, como a los jóvenes víctimas de la droga. Y por los que promueven el aborto, para que recapaciten.
 
Se descuenta que el Papa cargará con la cruz en algunas de las estaciones, en medio de un escenario impactante con fieles con antorchas.
 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar