Internacionales

El FMI reclama un billón de dólares para poner fin a la crisis

 

El FMI reveló ayer que necesita un billón de dólares para poder hacer frente a la crisis que se observa en la zona del euro y que repercute en el resto del mundo.
 
Esto significa que la directora del Fondo Monetario International, Christine Lagarde, deberá aumentar los recursos que tiene actualmente a su disposición hasta llegar a una suma de US$ 500.000 millones. Si la situación global no mejora, como indican todos los pronósticos, esa cifra deberá duplicarse para arribar entonces al billón de dólares. La pregunta que todos se hacían ayer en Washington es cuáles son los países que podrán contribuir a esa suma.
 
El Tesoro de Estados Unidos dejó en claro que no pondrá ni un centavo adicional . Y, si bien muchos especulaban que los países emergentes del BRIC (es decir, Brasil, Rusia, India y China) estarían dispuestos a aumentar la cuota que ya aportan, no hay todavía ninguna evidencia de que lo harán. Ellos, como el resto del mundo, también están padeciendo los coletazos de la crisis europea. Y eso no es todo. Los cuatro países se resisten a aumentar su contribución financiera si no es acompañada con más participación en el poder de voto en la institución.
 
Al reconocer que necesita US$ 500.000 adicionales, el Fondo aportó la mejor prueba de que la crisis europea es mucho más grande de lo que se esperaba y que el impacto en los países de desarrollo ha crecido vertiginosamente. De hecho, el anuncio del FMI tuvo lugar sólo un día después de que el Banco Mundial redujera su pronóstico de crecimiento global para 2012 de 3,4 a 2,5%, señalando que los gobiernos deben prepararse para una crisis tan grave como la que siguió al derrumbe de Lehman Brothers en 2008.
 
A la salida de la reunión del directorio del FMI en la que se discutió la crisis y los recursos que se necesitan para enfrentarla, Lagarde dijo en un lenguaje muy diplomático que “el mayor desafío es responder a la crisis de una forma adecuada y muchos directores ejecutivos sienten la necesidad y la urgencia de realizar esfuerzos colectivos para contener la crisis de la deuda en la zona euro y de proteger a las economías mundiales de los efectos colaterales”.
 
“Aplaudo el reconocimiento de la importancia de que el Fondo tenga suficiente poder de fuego para enfrentar las debilidades económicas globales” dijo. En un comunicado, el Tesoro reveló, sin embargo, que Estados Unidos está vez no sólo no lidera el esfuerzo para conseguir los fondos, como lo hace generalmente. “No tenemos intenciones de entregar nuevos recursos”, sostuvo. De acuerdo al comunicado, el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, estima que el FMI puede jugar un rol importante, pero “sólo para integrar los esfuerzos de Europa, que tiene la capacidad de resolver sus propios problemas”. “El FMI no puede sustituir un sistema robusto de protección europeo”, dice la nota.
 
Después de las declaraciones de Lagarde, el FMI distribuyó otro texto en el que revela que está explorando opciones de financiamiento y que no harán ningún comentario hasta que terminen la consultas con los países miembros. Trascendió, sin embargo, que de todos los países europeos el que ya se comprometió a estudiar el pedido del organismo es el Reino Unido, siempre y cuando los nuevos fondos se utilicen para ayudar a los Estados en problemas y no para salvar al euro.
 
Lo cierto es que la discusión sobre los fondos que necesita el FMI para enfrentar la crisis puso en evidencia la división entre los países que piensan que Europa debería salvarse a sí misma y los que creen en el rol estabilizador del FMI en momento críticos como el actual. Hoy, el FMI tiene una capacidad de préstamos de cerca de US$ 385.000 millones, aunque cerca de un tercio ya se usó en los rescates financieros otorgados a Irlanda, Grecia y Portugal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar