Internacionales

El “extremadamente peligroso” huracán Florence se aproxima a la costa este de EE.UU.

El potente huracán Florence, el cual permanece en la categoría 4 de la escala Saffir-Simpsonse desplazará desde mañana en la noche hasta el próximo lunes entre Carolina del Norte y Carolina del Sur, periodo en el que derramará hasta 40 pulgadas de lluvia, informó esta mañana el Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés).

Según el pronóstico más reciente trazado por la agencia federal, el ojo del “extremadamente peligroso” ciclón ahora no se mantendrá solo en Carolina del Norte.

Mira el movimiento de Florence

El trayecto proyectado esta mañana establece que Florence recorrerá la zona costera de Carolina del Norte, específicamente desde el área de Wilmington, hasta Carolina del Sur y entraría finalmente a tierra por Myrtle Beach, un área vacacional de Carolina del Sur. Durante este proceso, el ciclón pasará de ser un huracán mayor, el cual azota con vientos sostenidos de más de 110 millas por hora, a degradarse como un huracán (con vientos sostenidos entre 74 a 109 millas por hora) para el sábado, en tormenta tropical para el domingo y en depresión tropical para el lunes. En gran parte de este periodo, el ciclón estaría sobre Carolina del Sur.

Ante este cambio de trayectoria trazado, el NHC activó avisos de huracán y de marejada ciclónica para la zona desde el río South Santee, Carolina del Sur, hasta Duck, en Carolina del Norte, incluidos Albemarle y Pamlico Souds.

Se detalló que efectos de tormenta tropical se harían sentir hasta el borde de Carolina del Norte con Virginia.

Estos boletines se emitieron porque se prevé que los efectos del sistema comiencen a sentirse en las próximas 36 horas. Estos efectos van desde marejadas de hasta nueve pies con “olas destructivas”, fuertes lluvias que causarían “inundaciones catastróficas” y la salida de ríos, así como fuertes vientos huracanados. Además, se ha anticipado que causará estragos ambientales si anega vertederos de desechos industriales y granjas porcinas.

Mapa con la trayectoria trazada del huracán Florence. (Captura / NOAA)

“Florence producirá lluvia fuerte y excesiva” en las Carolinas. Estas dejarán acumulaciones de entre 20 a 30 pulgadas de agua y hasta 40 pulgadas en zonas aisladas, detalló el NHC.

Específicamente, a las 8:00 a.m. Florence estaba en la latitud 29.4 grados norte y la longitud 70.7 grados oeste, específicamente a 530 millas al sureste de Cape Fear, en Carolina del Norte. Mantenía vientos de 130 millas por hora y se movía al oeste noroeste a 17 millas por hora, con una presión de 943 milibares.

Los vientos huracanados de este ciclón se extienden a 70 millas del centro y los de tormenta tropical a 175 millas.

Se espera que “Florence se mueva sobre el océano Atlántico, entre Bermuda y las Bahamas hoy, y que se aproxime a la costa de Carolina del Norte o del Sur, en el área bajo aviso de huracán, entre el jueves y el viernes”.

La proyección del NHC es que tarde mañana, jueves, el potente huracán disminuya su movimiento de traslación y se torne mucho más lento para el sábado. Por tal razón, se ha alertado que el sistema estaría casi estacionario por varios días sobre las Carolinas.

La costa este de Estados Unidos en alerta máxima por Florence
Los estados de Carolina del Norte y del Sur y Virginia, los más amenazados, fueron declarados en estado de emergencia. También Maryland y la capital federal Washington, enfrentan el riesgo de lluvias torrenciales e inundaciones.

Residentes huyen del “monstruo”

Ante este inminente embate, residentes de la costa huían de la devastación que podría causar el paso del huracán Florence. Se encontraban con gasolineras y tiendas vacías.

Aunque algunos residentes tenían previsto quedarse pese a los avisos y alertas por huracán para las viviendas de más de 5.4 millones de personas en la costa este, muchos decidieron no asumir riesgos.

Un flujo constante de autos cargados con las pertenencias de sus ocupantes avanzaba hacia zonas del interior el martes, y el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, intentó convencer a todo el mundo para que se marchase.

“Las olas y los vientos que esta tormenta podría causar no se parecen a nada que ustedes conozcan. Incluso, si ustedes han superado tormentas antes, ésta es distinta. No arriesguen su vida frente a un monstruo”, declaró.

El presidente Donald Trump declaró el estado de emergencia para Carolina del Norte, Carolina del Sur y Virginia, lo que permite que los estados reciban ayuda federal. El dirigente señaló que el gobierno federal está “absoluta y totalmente preparado” para Florence. Las tres regiones ordenaron evacuaciones masivas a lo largo de la costa.

Las aerolíneas American y Southwest Airlines anunciaron la cancelación, desde el miércoles, de sus vuelos con salida y llegada en la zona que se prevé azotará el huracán. El aeropuerto internacional de Charleston, en Carolina del Sur, tuiteó que espera cerrar sus pistas a medianoche del miércoles.

Florence es la tormenta más peligrosa de los tres sistemas en el Atlántico. La tormenta tropical Isaac estaba ubicada al este de las Antillas Menores y se espera que pase al sur de Puerto Rico, la Española y Cuba. El huracán Helene se movía hacia el norte alejándose de tierra firme.

Los meteorólogos monitorean otras dos perturbaciones.

 

Fuente: El Nuevo Día

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar