Internacionales_portada_slider

Declaran ‘tumba masiva’ la aldea sepultada en Afganistán; habría 2.700 muertos

Los socorristas no seguirán excavando en busca de las cientos de personas que —según se presume— quedaron sepultadas bajo piedras y lodo en una aldea remota en el noreste de Afganistán, dijeron las autoridades el sábado.

Funcionarios locales decidieron declarar fosa común el sitio del alud, dijo Shah Waliullah Adeeb, gobernador provincial en Badajshán.

Hasta 50 metros de lodo cubren algunas de las casas, lo que hace imposible desenterrar los cuerpos, dijo.

El deslizamiento de tierra sepultó un estimado de 2.700 personas de 300 a 400 casas, dijo Adeeb.

Adeeb apeló a las organizaciones internacionales para ayudar a los sobrevivientes, miembros de 700 familias evacuadas de las áreas cercanas.

Las necesidades más urgentes son agua, suministros médicos, apoyo en consejería, comida y refugios de emergencia, dijo la ONU.

El alud ocurrió alrededor del mediodía en el distrito de Argo en la provincia de Badajshán. El gobernador dijo que en ese momento se realizaba una boda en la zona.

Alrededor de 600 personas de una aldea cercana llegaron al lugar para ayudar a sacar a los sepultados y fueron a su vez enterrados por un nuevo deslizamiento, dijo Adeeb.

Adeeb dijo que el número estimado de 2.700 muertos se basa en la cifra de casas ocupadas, el número de asistentes a la boda y aquellos que fueron ayudar y que quedaron enterrados.

Ari Gaitanis, vocero de la misión de la ONU en Afganistán, estimó que hay 2.000 fallecidos.

La zona está alejada de cualquier ciudad, y es cercana a la frontera con Tayikistán en el norte y con Pakistán en el sur. Su terreno rocoso y montañoso dificulta el acceso a la región.

Estados Unidos está “preparado para ayudar a nuestros aliados afganos en su atención al desastre”, dijo el presidente Barack Obama el viernes.

“Quiero decir de parte de todo el pueblo estadounidense que nuestros pensamientos están con la gente de Afganistàn, quienes han vivido una terrible tragedia”, dijo Obama durante una rueda de prensa con la canciller alemana Angela Merkel.

En Badajshán vive una mayoría de población tayika y minorías uzbecas y kirguís. Fue la única provincia del país no controlada por el Talibán cuando gobernó Afganistán.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar