Internacionales_portada

Cuba permitirá el regreso temporal de los emigrantes

 

Luego de flexibilizar la semana pasada su régimen de salidas de la isla, el gobierno cubano anunció una nueva medida migratoria que permitirá el regreso temporal de emigrantes que salieron ilegalmente de la isla a partir de 1994, tras la llamada "crisis de los balseros" con Estados Unidos.
 
Los beneficiados podrán visitar la isla transcurrido un plazo de ocho años tras su huida, anunció el secretario del Consejo de Estado del gobierno de Raúl Castro, Homero Acosta, en un programa especial de la televisión estatal. La medida es parte de la reforma anunciada la semana pasada y beneficia a los emigrantes que salieron después del acuerdo migratorio firmado con Estados Unidos en 1994.
 
De igual modo, podrán volver a Cuba deportistas o médicos que desertaron de misiones cubanas en el exterior tras 1990, una vez transcurrido el mismo plazo de ocho años, agregó Acosta. Los emigrantes ilegales no pueden regresar hasta ahora indefinidamente a la isla.
 
Los cubanos que huyeron a través de la base naval de Guantánamo quedan exceptuados de la medida.
 
"Es el momento de anunciar otras medidas que han sido aprobadas por el gobierno cubano", señaló el funcionario al detallar las medidas suplementarias a la reforma migratoria de la semana pasada.
 
"La primera medida que podemos anunciar en este momento es que se normaliza la entrada temporal al país de quienes emigraron ilegalmente después de los acuerdos migratorios de 1994", agregó.
 
"Mediante esta medida, podrán volver siempre que hayan transcurrido más de ocho años desde que ocurrió el hecho que dio origen a la prohibición", dijo Acosta.
 
"En igual situación estarán los profesionales de la salud y deportistas de alto rendimiento que abandonaron la misión en el exterior o hicieron negativa de regreso o salieron ilegalmente del país posterior a 1990, e igualmente, si han transcurrido más de ocho años de este hecho", apuntó.
 
Los que salieron a través de la base ilegal de Guantánamo no podrán beneficiarse de la medida por "razones de defensa y de seguridad nacional", detalló el funcionario.
 
Otra nueva medida permitirá el regreso a Cuba sin cumplir la moratoria de los ocho años a las personas que emigraron siendo menores de 16 años, así como a emigrados que quieran volver "por razones humanitarias".
 
En el segundo grupo estarán por ejemplo aquellos que quieran volver para hacerse cargo de familiares desvalidos en la isla, indicó Acosta. En el caso de los que salieron con menos de 16 años "se trata de personas que no tenían la voluntad" de emigrar ilegalmente, sostuvo el funcionario.
 
Entre julio y agosto de 1994 se produjo un masivo éxodo de cubanos que intentaban llegar en balsa a las costas de Estados Unidos, después de que el gobierno La Habana permitiera temporalmente la salida de sus ciudadanos. Se estima que más de 30.000 "balseros" intentaron llegar de forma ilegal al vecino país del norte.
 
Los gobiernos de Fidel Castro y Bill Clinton zanjaron la crisis con la firma de acuerdos para regular el flujo migratorio en agosto de 1994. La Habana se comprometió a controlar la salida masiva de sus ciudadanos y Washington a expedir visados para la inmigración legal.
 
Cuba no permite la libre entrada y salida de sus ciudadanos, con restricciones que rigen desde hace décadas. Muchos profesionales y deportistas de alto rendimiento aprovechan viajes al extranjero para desertar e intentar empezar una nueva vida en el exterior.
 
El destino más habitual es Estados Unidos, donde reside la gran mayoría de los dos millones de exiliados cubanos. La Habana acusa tradicionalmente a Washington de alentar la emigración ilegal desde la isla con su permisiva política migratoria.
 
La Ley de Ajuste cubano estadounidense de 1962 y la llamada normativa de "pies secos, pies mojados" de 1995 permiten a los cubanos que lleguen (y pisen) a suelo norteamericano obtener fácilmente un permiso de residencia, pese a haber entrado de forma irregular a Estados Unidos.
 
El gobierno de Raúl Castro anunció el pasado 16 de octubre una reforma migratoria que flexibiliza los viajes al extranjero para sus ciudadanos a partir del 14 de enero de 2013, y que deroga la Ley de Migración de 1976. La medida, una de las esperadas por la población de la isla, elimina el permiso especial de salida que necesitan los cubanos para viajar al extranjero, así como la carta de invitación del país de destino que se les pide hasta ahora.
 
La reforma, sin embargo, prevé restricciones para determinados grupos como los médicos y otros profesionales de alta cualificación. Se estima que las limitaciones también se extenderán a los disidentes políticos.
 
(Agencias)

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar