Internacionales_portada_slider

Con acusaciones cruzadas, se desata una guerra de espías entre EE.UU. y Europa

El escándalo del espionaje masivo por parte de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de EE.UU. en Europa adquirió una nueva dimensión, con cruce de reproches incluido, al aparecer declaraciones que apuntan a la colaboración de los servicios de inteligencia europeos en esos programas.

Washington, que había tratado en los últimos días de minimizar la gravedad de la cuestión con el argumento de que sus programas de espionaje eran similares a los del resto del mundo, dio un paso más al señalar que la recolección de información en Europa se había hecho en algunos casos en colaboración con agencias europeas. Además, el director nacional de inteligencia estadounidense, James Clapper, y el director de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA), el general Keith Alexander, indicaron ante el Congreso que países «aliados» llevaron a cabo actividades de espionaje contra Estados Unidos.

Durante una audiencia ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes del Congreso Alexander calificó de «falsas» las informaciones aparecidas recientemente sobre el espionaje realizado por esa agencia a millones de llamadas telefónicas de ciudadanos en Europa. «Nuestras fuentes incluyen datos recogidos legalmente, así como datos facilitados a la NSA por los socios extranjeros», dijo ante los legisladores.

«Para ser perfectamente claro, no es información que recolectamos de ciudadanos europeos. Representa información que nosotros y nuestros aliados en la OTAN hemos recogido en defensa de nuestros países y en apoyo de operaciones militares», subrayó Alexander.

Así, el director de la NSA confirmó las revelaciones del diario The Wall Street Journal según las cuales las interceptaciones telefónicas practicadas en esos países y atribuidas al organismo que dirige fueron realizadas por los servicios secretos europeos y luego «suministradas» a la agencia estadounidense. El técnico de la NSA, Edward Snowden, había afirmado ya en una entrevista publicada en julio por Der Spiegel que los agentes de la NSA «trabajaban de la mano con los alemanes y la mayoría de Estados occidentales».

Es en este contexto que una delegación de la cancillería y de los servicios secretos alemanes se reúne hoy en Washington con representantes del gobierno de Estados Unidos. El gobierno de Berlín espera concluir a medio plazo un acuerdo con Estados Unidos, por el que se comprometa a no espiar al gobierno o a representaciones diplomáticas alemanas, según la misma fuente.

Las revelaciones, aparecidas en los últimos días en varios medios de comunicación europeos y basadas en documentos filtrados por Snowden, sacaron a la luz pública el espionaje masivo por parte de la NSA sobre millones de comunicaciones de ciudadanos europeos, en concreto en Francia y España. Además, las actividades incluirían pinchaduras a los teléfonos personales de varios líderes europeos durante años, entre ellos la canciller alemana, Angela Merkel. Ambas informaciones generaron el enojo de las autoridades europeas por lo que consideran un comportamiento impropio de «aliados».

Fuente: Agencias

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar