Internacionales_portada_slider

Cierran la Casa Blanca y cancelan vuelos por un temporal de nieve

Una nueva tormenta invernal llegó ayer a la costa este de Estados Unidos, con aire gélido y una acumulación de nieve que en algunos lugares como Nueva York, Washington y Filadelfia se prevé que alcance entre 15 y 30 centímetros. El gobierno se vio obligado a cerrar sus oficinas en Washington y la Casa Blanca suspendió por precaución parte de la agenda y actos públicos del presidente Barack Obama.

En la capital estadounidense la nieve empezó a caer hacia las nueve y media de la mañana de ayer y continuó sin pausa durante todo el día.

Más de 3.000 vuelos ya fueron cancelados y otros 4.200 estaban demorados. Según el portal de Internet Flightaware, los aeropuertos más afectados son los que están ubicados entre Washington y Boston.

La advertencia oficial de tormenta se extiende desde la región de los Apalaches hacia el este y el norte, lo que comprende Virginia Occidental, Virginia, Maryland, Nueva Jersey, Rhode Island y Connecticut. También están bajo alerta el sur de Pensilvania y partes de Ohio, Carolina del Norte, Massachusetts, Nueva York y New Hampshire. De acuerdo a los datos brindados por las autoridades, la región de Nueva Inglaterra, en el noreste del país, recibirá la mayor cantidad de nevadas.

En Filadelfia y Nueva York se pronostican temperaturas de hasta 25 grados bajo cero. Numerosas escuelas de Pensilvania, Nueva Jersey, Connecticut, Virginia, Kentucky y Washington cancelaron las clases o prevén cerrar los establecimientos anticipadamente.

Esta nueva ola de frío que sufre Estados Unidos se prolongará por lo menos dos días más. En los estados de Maine, Vermont, New Hampshire y Minnesota ya se emitieron alertas por el clima gélido y se recomendó a la población salir lo menos posible de sus hogares.

El Servicio Meteorológico anticipó que mientras la nieve se vaya acumulando a lo largo de la costa este durante la noche, las temperaturas caerán de manera drástica en las ciudades del Medio Oeste del país, provocando sensaciones térmicas inferiores a los 10 grados bajo cero.

Las personas que viven en “las localidades de Filadelfia a Boston podrían enfrentarse a unos viajes de regreso a casa muy complicados.

Esperamos que se acumulen de 15 a 25 centímetros de nieve. Va a nevar bastante”, advirtió Kevin Roth, meteorólogo principal del canal de televisión especializado The Weather Channel.

En la costa sur del estado de Massachusetts, la tormenta va acompañada de ráfagas de viento de por lo menos 80 km por hora, a la vez que se ha emitido una alerta por la tormenta de nieve en la zona, que puede limitar la visibilidad de los conductores. El nuevo temporal se debe a un frente ártico que podría llegar desde Carolina del Norte (sureste) hasta el sur de Nueva Inglaterra (noreste), según las predicciones.

Este es el tercer gran temporal de frío que azota el este estadounidense en lo que va de 2014, después de que la tormenta “Hércules” convergiera con la llegada de un vórtice polar hace dos semanas, lo que causó temperaturas mínimas récord en varias zonas del Medio Oeste y dejó al menos 20 muertos en todo el país.

La inclemencia meteorológica terminó alternando incluso la agenda del presidente Obama. Tuvo que suspender una reunión en la que pensaba tratar un proyecto clave de su gobierno: la formación de una comisión electoral para mejorar el acceso a las urnas.

Luego, la Casa Blanca debió cancelar la rueda de prensa diaria de su vocero y un encuentro con periodistas sobre política exterior. El mandatario, según se anunció, mantendrá la actividad que tiene prevista para hoy, pero sin salir del edificio ni celebrar ningún acto público.

Fuente: Clarín

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar