Internacionales_portada

Avanza en el Senado de EE.UU. una iniciativa para atacar Siria

El Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU. acordó anoche un borrador que respalda un eventual ataque a Siria, por un período de dos meses, extendible a 90 días, y sin tropas en el terreno. El texto provisorio podría ser aprobado hoy mismo en ese comité y ser tratado luego por el Senado en pleno.
 
El presidente Barack Obama obtuvo así el respaldo de líderes republicanos opositores a su margen de maniobra militar. Y sin tropas terrestres, salvo emergencias.
 
“El mundo está observando no sólo qué es lo que vamos a decidir. Está mirando cómo vamos a tomar la decisión, es decir si en un mundo peligroso todavía tenemos la capacidad para que nuestro gobierno hable con una sola voz”, lanzó el secretario de Estado John Kerry antes del debate que tuvo ayer con la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado para que autoricen un ataque contra Siria.
 
Obama ya consiguió el apoyo del titular de la Cámara de Diputados, el republicano John Boehner, y el de su número dos, Eric Cantor, pero el desenlace es todavía incierto. Un sondeo de The Washington Post indica que 6 de cada 10 estadounidenses rechazan un ataque.
 
Durante la interesante audiencia de ayer se discutió qué sentido puede tener para EE.UU. intervenir en Siria hoy y si la intervención no agravará aún más la situación de la región. Junto a Kerry también estuvieron el secretario de defensa, Chuck Hagel, y el jefe del Estado Mayor, Martin Dempsey.
 
Pese a que tradicionalmente durante este tipo de discusiones los republicanos son los halcones y los demócratas son las palomas, los roles parecían invertidos ayer. Hubo críticas de ambos lados, las más duras del lado republicano.
 
Kerry -veterano de Vietnam y luego pacifista- respondió a una activista que a gritos rechazaba un ataque a Siria, cuánto había cambiado desde que tenía 27 años. También dijo que hay que respetar que haya gente que piense distinto. Los senadores republicanos John Barraso, de Wyoming, y el senador Rand Paul preguntaron qué pasará si el Congreso no le autoriza los ataques.
 
“El presidente ha dicho que puede hacerlos sin nuestra autorización. Yo creo que va a obtener el permiso. Pero, ¿respetarán nuestra decisión si decimos que no?”, lanzó Paul. Kerry se escapó diciendo que ésa será una decisión del propio presidente Obama. Pero en realidad todo el mundo sabe que la Casa Blanca no tiene un plan B.
 
Paul, como también otro republicano, James Risch, quiso saber qué puede pasar el día después. “Yo creo que es razonable pensar que el mundo será menos estable debido a esto”, dijo Paul, quien también preguntó si Israel estaría más seguro diciendo que un ataque contra Siria podría conducir a un ataque de Hezbollah contra el territorio israelí.
 
“No puedo decírselo mas claramente: Israel tendrá menos seguridad si EE.UU. no actúa”, respondió Kerry. “Irán y Hezbollah sacan ventaja del hecho de que EE.UU. no frene el uso de armas químicas por parte de Assad, es mucho mas probable que en algún momento Hezbollah tenga acceso a las armas de destrucción masiva.” “Todos ellos están esperando nuestro silenci o y, si no respondemos a Al Assad hoy, erosionaremos unos estándares que han existido durante cien años… y les invitaremos a tomar iniciativas más peligrosas en el futuro”, indicó Kerry.
 
Hagel recordó, por su parte, que Corea del Norte es el país que más armas químicas tiene almacenadas. Y que hay 27.000 soldados estadounidenses en Corea del Sur.
 
Kerry cometió el error de sugerir que podría haber un despliegue de soldados estadounidenses si se produce una escalada, pero enseguida se corrigió: “Cerremos esta puerta de una vez por todas. No habrá soldados en el terreno”, dijo, explicando que el objetivo es dañar la capacidad que tiene Assad para volver a usar las armas químicas.
 
Tanto Paul como la demócrata Barbara Boxer recordaron que los electores están en contra de la guerra. Pero Kerry advirtió que la decisión de los legisladores no debe guiarse ni por la ideología ni por los sondeos de opinión.
 
“Esta no es la línea roja de Obama, es la línea roja del mundo y del Congreso también”, les dijo. Veremos si los legisladores están de acuerdo. Hoy hay una reunión a puertas cerradas en la que los senadores recibirán información clasificada sobre las evidencias del ataque químico.
 
El debate en Diputados, de mayoría republicana, asoma aún más difícil para Obama.
 
Clarín.
 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar