Internacionales_slider

Mueren 17 civiles en un ataque suicida próximo a una base de EEUU en Afganistán

Al menos 17 civiles murieron y otros 15 resultaron heridos este domingo cuando un insurgente estrelló un vehículo cargado de explosivos contra un puesto de control de la Policía afgana, situado cerca de una base de EE.UU. en el este de Afganistán.

El atentado suicida se produjo hacia las 18.50 hora local (14.20 GMT) en un área repleta de gente a las afueras de la ciudad deKhost, capital de la provincia homónima, según explicó a Efe el portavoz del Gobernador regional, Mubariz Zadran.

«La potente explosión mató e hirió a numerosos civiles, pero todavía no se ha confirmado ninguna muerte entre las fuerzas de seguridad», afirmó el portavoz, que añadió que los edificios colindantes y varios vehículos también resultaron dañados.

El director del Departamento de Salud Pública de Khost, el doctorHedayatullah Hamidi, informó a Efe que los hospitales regionales han recibido al menos 17 cadáveres y 15 heridos, algunos de ellos en estado grave. «Cinco chicas menores de edad, cinco mujeres y cuatro chicos están entre los fallecidos», aclaró Hamidi.

Este es el segundo ataque con numerosos civiles muertos ocurrido hoy en Afganistán. En otra explosión en la provincia septentrional deKapisa, al menos diez civiles murieron y otros nueve resultaron heridos al explotar una bomba artesanal al paso de la furgoneta en la que viajaban.

Los atentados suicidas son, junto a los artefactos explosivos improvisados (IED, en inglés), los métodos más recurrentes de los talibanes para atacar a las fuerzas afganas e internacionales, aunque en la práctica causan un elevado número de víctimas civiles.

La violencia contra objetivos no militares aumentó en Afganistán en 2014, con unos 3.700 civiles muertos y cerca de 7.000 heridos, de acuerdo con datos de las Naciones Unidas, que rebasan con creces las cifras de ejercicios precedentes.

La OTAN puso punto final en 2014 a su misión de combate en Afganistán, la ISAF, sustituida desde enero por una operación con 4.000 soldados en tareas de asistencia y capacitación, y que será seguida a su término de otra liderada por civiles pero con un componente militar.

Estados Unidos mantendrá desplegados a 9.800 militares hasta final de año como parte de su misión «antiterrorista» en Afganistán, después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, ordenara la ralentización de la salida de las tropas de ese país prevista inicialmente para este mismo año.

CORTESÍA DE ELMUNDO

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar