Deportes_portada_slider

Suecia acusa a Rusia de ciberataques contra sus deportistas en 2018

AP:- Las autoridades suecas acusaron este martes al espionaje militar ruso de haber sido el origen de varios ataques contra la principal confederación deportiva del país escandinavo con el fin de desacreditar a sus deportistas.

Los supuestos ciberataques tuvieron lugar entre diciembre de 2017 y mayo de 2018, en los que piratas informáticos accedieron a datos personales de varios deportistas suecos, especialmente expedientes médicos, según la agencia de inteligencia y antiterrorismo sueca, SÄPO, que acusa al servicio de espionaje militar ruso (GRU) de estar detrás de esos ataques.

«El supuesto pirateo de datos es un ejemplo del uso del deporte para reforzar la imagen de su propio país, desacreditando a los otros países y a sus atletas», destacó el jefe del contraespionaje de la SÄPO, Daniel Stenling, en un comunicado.

No han trascendido muchos nombres de deportistas afectados, aunque uno de ellos sería la futbolista Olivia Schough, según el diario Aftonbladet.

Según el fiscal Mats Ljungqvist, estos ataques «formaban parte de una campaña rusa contra las organizaciones nacionales e internacionales de lucha contra el dopaje, como la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) o la Agencia Estadounidense (USADA).

La fiscalía sueca precisó que abandonó la investigación «en virtud de la ausencia de condiciones prealables necesarias para iniciar un proceso judicial en el extranjero o una extradición hacia Suecia».

El ministerio de Asuntos Exteriores sueco informó que ha convocado al embajador ruso para pedir explicaciones.

Tras el descubrimiento de un vasto escándalo de dopaje y corrupción que implicaba incluso al Estado ruso, la Federación de Atletismo de ese país está fuera de toda competición internacional desde 2015 y el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) excluyó a Rusia de cualquier evento deportivo internacional hasta finales de 2022.

En 2018, la justicia estadounidense anunció la inculpación de siete piratas pertenecientes supuestamente al GRU, acusados de haber tratado de vengar las sanciones a su país divulgando en 2016 el nombre de decenas de atletas que se benefician de Autorizaciones de Uso con fines Terapéuticos (AUT), lo que permite a algunos deportistas tomar sustancias prohibidas para tratar algunas enfermedades.

Entre ellos figuraban las estadounidenses Serena y Venus Williams (tenis), Simone Biles (gimnasia), Elena Delle Donne (básquetbol), los británicos Chris Froome, Bradley Wiggins (ciclismo) y Mo Farah (atletismo) y el español Rafael Nadal (tenis).

El objetivo de esta filtración era, además de responder a las sanciones contra Rusia, comprometer y deslegitimar los esfuerzos de la AMA en la lucha contra el dopaje, según la fiscalía norteamericana.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba