Deportes_portada_slider

Presencia profesional se siente en torneo de boxeo

Cuando los Juegos Olímpicos aceptaron por primera vez boxeadores profesionales hace cinco años, a mucha gente no le gustó nada la idea. Y sigue sin gustarle.

“Complica todo”, dice Freddie Roach, famoso entrenador estadounidense. “Creo que hay que separar las dos cosas. No es bueno para los amateurs y sospecho que es realmente malo para los profesionales”.

Se pensó que los profesionales harían papilla a los amateurs y Roach y otros no le vieron sentido al cambio de reglas. El boxeo olímpico siempre estuvo reservado a los amateurs y lanzó las carreras de grandes figuras. La admisión de profesionales buscaba simplemente darles a algunos pugilistas de nombre una medalla de oro y hacer más atractiva la competencia.

La presencia de los profesionales se hace sentir entre los 286 pugilistas que combatirán en los Juegos Olímpicos de Tokio, pero no ha sido tan fuerte como muchos anticiparon.

A Tokio vinieron 36 hombres y siete mujeres con experiencia profesional, un marcado aumento respecto a los tres profesionales que estuvieron en Río de Janeiro en el 2016. Los profesionales representan el 19% de los 186 pugilistas varones y el 7% de las mujeres. En total, son el 15% de los boxeadores.

En realidad, casi todos los profesionales que vinieron a Tokio tienen poca experiencia. Veintitrés de los 43 inscritos hicieron menos de tres peleas profesionales.

De hecho, algunos se hicieron profesionales en el último año y todavía son considerados amateurs. De haber competido en el 2020, lo habrían hecho como amateurs, pero los juegos se aplazaron un año y ahora son bisoños profesionales.

“Ahora que me hice profesional, son un boxeador más completo y, peleando como amateur, no tengo presiones”, expresó el liviano estadounidense Keyshawn Davis, quien hizo tres peleas como profesional en el 2021.

En lugar de llenarse de treintañeros llenos de magullones, los juegos olímpicos parecen haber abierto a peleadores jóvenes la posibilidad de mantener un pie en el campo amateur y el otro en el profesional.

Solo seis boxeadores vinieron a Tokio con más de cuatro peleas como profesionales, incluidas tres mujeres. Ningún varón tiene más de nueve peleas rentadas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba