Deportes_portada

Dominicano Jeremy Peña gana el premio JMV de la Serie Mundial

El dominicano Jeremy Peña se convirtió el sábado en el primer novato que gana el premio al Jugador Más Valioso de la Serie Mundial como jugador de posición tras encabezar la ofensiva de su equipo al batear para .400 en la victoria en seis partidos de los Astros de Houston sobre los Filis de Filadelfia.

Peña se convirtió en el quinto jugador dominicano en ganar el MVP en una Serie Mundial, uniéndose a Pedro Guerrero (1981), José Rijo (1990), Manny Ramírez (2004) y David Ortiz (2013).

«Lo más difícil fue bloquear todo lo que no era parte del juego», dijo. «Hay un dicho que dice que no puedes hundir a un barco con el agua que está alrededor. Si se hunde es porque el agua entra. Así que simplemente hay que mantenerse fuerte y mantener el agua fuera de mi cabeza».

Peña también ganó el Guante de Oro y el MVP de la serie de campeonato de la Liga Americana. Se trata del primer bateador que consigue los tres galardones en una carrera – y todo en su campaña de novato, según OptaSTATS.

«Esto es lo que todos soñamos», dijo el torpedero dominicano de 25 años.

El sencillo de Peña conectó un sencillo que mandó a las duchas a Zach Wheeler en el sexto juego, y los Astros colocaron dos corredores en circulación por primera vez en el encuentro la noche del sábado. Acto seguido, Yordan Álvarez sacudió un jonrón de tres carreras que encaminó a Houston a la victoria 4-1.

Peña es el quinto dominicano MVP en una Serie Mundial. Los otros fueron: Pedro Guerrero (Dodgers), José Rijo (Cincinnati), Manny Ramírez y David Ortiz (Boston).

El jugador de primer año cerró la postemporada con un promedio de .345, cuatro jonrones, ocho impulsadas y un OPS de 1.005. También es el primer torpedero novato que gana un Guante de Oro, además del primero que conecta un cuadrangular en la Serie Mundial.

Tenía 24 años cuando fue designado como el torpedero titular de los Astros luego que Carlos Correa se marchó como agente libre en el receso invernal.

Peña se convirtió en el tercer novato en cualquier posición que se consagra MVP de un Clásico de Otoño, emulando a un par de lanzadores derechos: Larry Sherry con los Dodgers de Los Ángeles en 1959 y el cubano Liván Hernández con los Marlins de Florida en 1997.

«Estos compañeros que están aquí hicieron que mantuviera los pies en la tierra. Se trabajó cada día. Los premios individuales son excelentes, pero el trofeo es lo que queremos», dijo apuntando al galardón del comisionado que se otorga a los campeones de la Serie Mundial. «Apunten la cámara a eso que está ahí».

También se convirtió en apenas el noveno jugador que conquista tanto el MVP de la serie de campeonato de liga como el de la Serie Mundial tras batear para .353 con dos jonrones y cuatro impulsadas contra los Yanquis. El otro jugador que logró acaparar los trofeos de más valioso de las dos series y un Guante de Oro en una carrera fue el lanzador Orel Hershiser, quien lo logró todo con los Dodgers en 1988.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Menu