Deportes_portada_slider

César Valdez, sinónimo de dominio en el béisbol dominicano

Santo Domingo.- Hablar de dominio en la Liga Dominicana de Béisbol de la República Dominicana (Lidom) es hablar del diestro de los Tigres del Licey César Valdez «el hombre de las cinco letras», como es conocido por los fanáticos el estelar lanzador.

Valdez, quien encabeza la rotación de los azules en el campeonato de béisbol invernal dominicano, es lo más parecido a una apuesta segura cuando se busca una actuación que le permita a su equipo salir con la victoria.

A sus 36 años, Valdez lidera la liga en triunfos, con cuatro, y en ponches con 41, mientras es segundo en efectividad con 1.59, lo que lo coloca en la carrera por ganar la triple corona del picheo, una muestra de la calidad del trabajo que viene realizando el as del “Glorioso”, como es conocido el equipo capitalino.

De alcanzar dicha proeza, César se convertiría en apenas el cuarto lanzador en lograrlo en el torneo caribeño, junto a Diomedes ‘Guayabin’ Olivo (1951), Pete Burnside (1956) y James Rodney Richard (1974-75).

El pitcher azul ha participado en siete aperturas en esta campaña y en seis de ellas ha lanzado cinco entradas o más, de tres carreras o menos, logrando la media de calidad que establece el torneo dominicano.

El control ha sido su arma más poderosa, ya que apenas ha otorgado cuatro bases por bolas en 39.2 entradas de labor, lo que le brinda un promedio de una transferencia por cada 9.8 episodios, además de poseer una frecuencia de 10.2 ponches por cada boleto gratis.

Valdez ha sido tocado con once anotaciones, pero solo siete de ellas han sido limpias, lo que refleja los fallos que ha cometido la defensa del conjunto en sus presentaciones, como ocurrió en la más reciente el pasado sábado.

En esa ocasión los Toros del Este le anotaron una carrera en la primera entrada, fruto de un error del segunda base Anderson Tejeda, en su camino a completar seis entradas, con esa carrera sucia como única fisura en su actuación.

En ninguna de sus presentaciones Valdez ha permitido más de tres carreras y en cuatro de ellas no ha permitido que le anoten carreras limpias y apenas le han conectado un palo de vuelta completa en toda la contienda, dándole el soporte necesario a la ofensiva del e equipo dirigido por José Offerman, de poder atacar y lograr la victoria.

La oportunidad de salir por la puerta grande, que le ha dado el veterano lanzador a su equipo se evidencia en el récord de 5-2 que poseen cuando él ha salido a lanzar, sirviendo para detener las malas rachas en las que se ha visto envuelto el equipo en algunos tramos del campeonato.

Lo llamativo de la actuación de Valdez, es que ha sido dominante sin poseer una gran velocidad en sus lanzamientos, ya que su bola rápida o recta ha sido cronometrada en 83 millas por hora y se ha fundamentado en su control y en la rotación que les da a sus picheos rompientes, los que el mismo ha catalogado como «guasábara».

“Ahorita me toca tirar, tirar guasábara para el plato», dijo Valdez en una conferencia de prensa vía zoom, este año, cuando estuvo lanzando con los Orioles de Baltimore, en las Grandes Ligas.

Valdez, quien ganó el premio Lanzador del Año en la temporada 2019-20, donde obtuvo marca de 4-1 con 1.11 de efectividad, es uno de los favoritos para repetir esta distinción, la cual podría asegurar en esta última semana, cuando los Tigres están en medio de una fiera batalla por avanzar a la postemporada del campeonato dominicano y donde, indudablemente, necesitarán de ese dominio para lograr dicho objetivo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Menu