Espectáculos_portada_slider
Tendencia

Vico C, «El filósofo del rap», llega a sus 50 años fortalecido por sus caídas

EFE, San Juan.- El artista puertorriqueño Vico C, conocido como «El filósofo del rap» e histórico de ese género musical, celebra este miércoles sus 50 años, medio siglo que «siempre» visualizó alcanzar pese a todas las caídas sufridas en su vida.

«Cada año que se cumple es un logro considerando toda la maldad que existe, enfermedades o accidentes que puedan pasar», reflexionó Luis Armando Lozada Cruz, nombre verdadero de este pionero del rap latino.

Vico C nació en Nueva York, precisamente donde arrancó el movimiento del hip-hop y donde este vivió sus primeros 5 años, hasta que su familia se mudó a Carolina, municipio aledaño a San Juan.

Influenciado por el hip-hop anglosajón, que incluye el rap, el «breakdance» y el grafiti, Vico C comenzó a componer sus primeras canciones.

Pero no fue hasta que se inscribió para actuar en una competencia de canto organizada por el productor puertorriqueño DJ Negro cuando salió a relucir su talento y dominio del escenario.

Vico C, con tan solo 17 años, y DJ Negro se juntaron para lanzar en el año 1989 el casete «La recta final». La producción contó con los temas «Viernes 13», «El amor existe» y «Gusto, sexo y consecuencia» y el homónimo de la producción.

Según reflexionó «El filósofo del rap», la edad «no hace mucha diferencia» como factor de ser un superdotado de la composición y convertirse en un fenómeno musical, sino que, subrayó, más bien tiene que ver el interés y talento de la persona.

Tras «La recta final», Vico C lanzó «Hispanic Soul», que incluyó los éxitos «Bomba para afincar», «La inglesa» y «Dulce, sexy, sensual», lo que supuso un gran éxito.

Les siguió otro disco, «Xplosión», que incluyeron los éxitos «Saboréalo», «Cosa nuestra de barrio» y «María».

Pero no todo eran buenas noticias, en un viaje para actuar en República Dominicana sufrió un grave accidente de motocicleta.

DE LA MORFINA A LA HEROÍNA

Como parte de su tratamiento, Vico C recibió morfina para aplacar el dolor y posteriormente se hizo adicto a ese medicamento y a la heroína.

«Sí, pensaba que iba a llegar a los 50 años, aunque en el camino pude haber muerto de un sobredosis de drogas», admitió. «Pero fuera de ese temor tuve la fe de que Dios no me iba a dejar morir y siempre me visualicé llegar aquí».

Tras el accidente tuvo que actuar sentado en una silla, lo que describe como su primer «comeback» (regreso) a la música.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba