_portada_slider

Hoy se conmemora el Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer

La violencia intrafamiliar sigue siendo un grave problema en el alma nacional, de recordación obligatoria por celebrarse hoy el Día Internacional de la No Violencia Contra La Mujer.

Hoy se conmemora un año más de la declaración del día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, flagelo que ha costado la vida a miles en el mundo.

La fecha del asesinato de Las Hermanas Mirabal por orden del tirano Leonidas Trujillo fue la fuente inspiración.

De esta designación han pasado 14 años y aun persiste el problema.

Con el paso del tiempo la modalidad de estos ataques a la integridad física y mental de las mujeres por parte de sus parejas o ex parejas se torna cada vez más compleja.

Una mujer asesinada acentúa la impotencia y sentimiento de culpa a nivel social por un crimen que pudo ser evitado.

El machismo, la dependencia económica, adicción del agresor a las drogas y el alcohol, falta de política integral desde el gobierno, crisis de valores, impunidad judicial, entre otros factores continúan incidiendo de forma común en este problema.

En torno a la efectividad de las políticas de Estado las reacciones son adversas, mientras por un lado el Ministerio Público exhibe como un logro el haber salvado de la violencia intrafamiliar a 50 mil mujeres y el Ministerio de la Mujer lanza campañas amparadas en charlas brochours y líneas de auxilios, persisten las críticas al sistema.

Una de ellas es el hecho de que la citación a los agresores tengan que ser entregadas por la propia víctima de violencia, otra es la falta de centros para acoger a las víctimas.

De acuerdo a los datos oficiales de la Procuraduría General de la República, en 2012 se presentaron 103 casos de femicidio, y según la entidad en lo que va del 2013 la cifra ha disminuido en un 33%, con un registro de solo 70 casos, pero la percepción deja ver todo lo contrario.

Los feminicidios se suceden con tanto horror y rapidez que fijan en la mente el sabor amargo de la permanencia llenando de consternación a toda la sociedad.

Es tiempo propicio para crear un espacio de reflexión sincera, abierta y desinteresada dirigida a unificar las buenas intenciones de todas las entidades actuantes.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba