_portada_slider

El pueblo dio el último adiós entre aplausos, cantos y rezos a Sonia Silvestre

Entre aplausos y cánticos fueron sepultados los restos de Sonia Silvestre la tarde de este lunes en el Cementerio de la Avenida Máximo Gómez.
El carro fúnebre llegó al camposanto pasadas las cuatro de la tarde rodeado de flores, la gente se arremolióo en todo su entorno y de inmediato comenzó aplaudir.
Muchos llevaron carteles y fotos de la artista que supo ganarse el cariño y la admiración de varias generaciones de dominicanos jóvenes y adultos que tararean y corean sus canciones.
No hubo discursos protocolares antes de iniciar la sepultura de Sonia, de inmediato fue llevada al nicho, pero se tomó casi dos hora porque fue necesario romperlo para entrar el ataúd.
Ese momento fue aprovechado por la gente común, la que fue a despedir a la artista, a la revolucionaria, a la cantora de la canción comprometida para rezarle y cantarle, incluso el Himno Nacional.
Al final su hija Eloísa dio las gracias a todos, pero sobre todo a la gente llana del pueblo que fue a despedir a la artista.
Desde la calle la gente demostró que Sonia no pertenecía a su familia, sino a un pueblo que la admira y la idolatra.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar