Espectáculos_portada_slider

Director ruso exiliado regresa a Cannes, condena la guerra

Las dos últimas veces que el Festival de Cine de Cannes proyectó películas de Kirill Serebrennikov, el cineasta ruso no pudo asistir.

Tenía una prohibición de viajes de Rusia como parte de una condena por fraude, lo que causó grandes protestas como una represión injustificada de las artes en su país.

El año pasado, Serebrennikov, uno de los directores de cine y teatro más célebres de Rusia, participó en una conferencia de prensa en Cannes por FaceTime. Pero después de huir de Rusia en marzo, una vez que terminó la prohibición, estuvo en Cannes el miércoles para estrenar su más reciente obra, “Tchaikovsky’s Wife” (que quiere decir “la esposa de Chaikovski” y cuyo título original en ruso es “Zhena chaikovskogo”).

Es una película de época que desafía a la propaganda estatal que ha intentado ocultar que el famoso compositor ruso era homosexual.

“Tchaikovsky’s Wife”, una cinta ferozmente política realizada por uno de los disidentes cinematográficos más prominentes de Rusia, llega a Cannes mientras la guerra de Rusia continúa en Ucrania y Europa ha rediseñado sus fronteras culturales.

Su película se estrenó el segundo día del festival, que abrió con un discurso del presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy vía satélite, que hizo referencia a películas como “Apocalypse Now” (“Apocalipsis”) de Francis Ford Coppola y “The Great Dictator” (“El gran dictador”) de Charlie Chaplin e instó a los cineastas a no “permanecer en silencio”.

La presencia de Serebrennikov en Cannes ha recibido críticas. Algunos en Ucrania han llamado a boicotear a todos los rusos en el festival y otras reuniones artísticas importantes. Los organizadores de Cannes decidieron prohibir a los rusos con vínculos con el gobierno, pero no cineastas.

Aún así, Serebrennikov es uno de los únicos cineastas rusos en Cannes este año.

 

 

 

AP

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba