Espectáculos_portada

El camino a la fama de Zoe Saldaña, la actriz que hace de Amy en Desde Cero, la serie del momento

Infobae:- Una de las series del momento en Netflix, esa de la que todos hablan, es Desde cero. Una historia de amor atrapante que en todo momento, a través del guion, mantiene una expectativa tal digna para maratonear y no perderse ni un solo detalle.

Sin ingresar demasiado en la historia, para no adelantar nada, el argumento está basado en los personajes de Amy, una joven artista que se enamora de Lino (Eugenio Mastrandrea), un chef italiano. A partir de allí se embarca en viaje transformador, en el que descubre el amor, la pérdida y la resiliencia.

Quién se pone en la piel de Amy es Zoe Saldaña, una actriz que tal vez muchos están descubriendo ahora, pero que viene con un gran y variado recorrido en cine sobre sus espaldas. Sucede que su lugar en el mundo fue –y lo sigue siendo- Marvel, llevando adelante interpretaciones vinculadas a las historietas, a los cómics. Pero ahora, a partir de esta ficción que está entre las más vistas de la plataforma, está demostrando sus cualidades y su abanico para llevar adelante distintos roles.

Saldaña nació el 19 de junio de 1978, en Nueva Jersey, Estados Unidos. Es hija de Asalia Nazario, oriunda de Puerto Rico, y de Aridio Saldaña de República Dominicana. Ellos se conocieron en tierras estadounidenses, lugar al que habían llegado en busca de un futuro mejor. Por esas cosas del destino, se encontraron, se enamoraron, y formaron una familia de la que fue parte Zoe, claro. Tiene tres hermanos: Mariel y Cisley y un más chico que se llama artísticamente Nipo -también actor.

Pero el destino le iba a jugar una mala pasada en pleno crecimiento. Cuando ella tenía 9 años su padre falleció en un accidente automovilístico y eso hizo que su madre decida regresar a su país con ellos. Estuvieron 7 años en tierras dominicanas, donde Zoe dio sus primeros pasos en el mundo artístico. Primero tomó clases de ballet, danza moderna y más tarde de jazz. Pero cuando estaba cursando el segundo decidió meterse de lleno en su futuro y sabía que, para eso, debía regresar a Estados Unidos, más precisamente a Nueva York.

Lo primero que hizo fue meterse al grupo de teatro Faces, perteneciente al Hospital Maimonides, de Brooklyn. El objetivo era llevar adelante obras con un mensaje positivo vinculados a cuestiones sociales. Siempre estaban dirigidas a adolescentes para concientizar sobre la violencia de género, el consumo de drogas prohibidas, y demás.

Ese fue su puntapié, ya que fue vista por un cazatalentos que le propuso sumarse a la agencia de representación a la que pertenecía, ella aceptó y empezó a audicionar hasta que tuvo su primer protagónico, gracias a su formación en la danza. Sí, su debut en las grandes ligas fue en el año 2000 y como una de las actrices principales de la película Camino a la fama. Un drama en el que se puso en la piel de una bailarina.

A partir de ese momento empezó a crecer y llegaron títulos como Piratas del Caribe (2003). Ese mismo año Steven Spielberg la convocó para La terminal. Siguió trabajando sin parar, pero nunca dejó el teatro Faces, al cual sigue perteneciendo hasta el día de hoy, protagonizando obras o dando una mano cada vez que la necesitan. Una agradecida del lugar que le abrió las puertas de la vida que hoy transita.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Menu